¿Cuantas horas tarda en enfriar el vino blanco en la nevera?

¿Te gusta tomar vino? ¿Te interesa conocer la forma adecuada de consumirlo para disfrutarlo y saborearlo lo mejor posible?

En temporada de calor, el vino que se consume más es el blanco por ser una bebida refrescante. !Te animas a tomarlo! Aquí, te damos cierta información para que puedas consumir este rico vino de la manera más acertada, tomando en consideración ciertos aspectos, como son la temperatura óptima que se debe alcanzar y la copa donde tienes que servirla, por supuesto la calidad del vino.

El vino blanco es una bebida muy versátil, refrescante y agradable, puede usarse como aperitivo o en reuniones entre amigos y familiares. Existen una gran variedad de estos vinos, que deleitan con sus diversos aromas que depende de las diferentes tipos de uvas que se emplean en su producción. Ahora bien, sabes la manera adecuada para que puedas disfrutar de ese apreciado vino, mejor será tomarlo frio o natural.

¿Cuál es la temperatura ideal para consumir el Vino Blanco?

El vino blanco se debe beber frio, antes de abrir la botella la debes colocar en la nevera hasta que esté bien fría, lo que puede tardar dos o tres horas, que alcance una temperatura entre los 5ºC a 9 ºC y se puede retirar la botella de la nevera 20min antes de servirlo en sus respectivas copas.

Tampoco puedes meter el vino en la nevera mucho tiempo, de forma indefinida hasta que la vayas a consumir, se recomienda enfriarla en el tiempo requerido para que el vino alcance su temperatura óptima, para su disfrute.

Si se te olvido meterla en la nevera, y tienes una reunión, tranquilo en treinta minutos la puedes enfriar, utilizando una hielera donde agregaras agua y hielo en partes iguales, introduce la botella, ésta se enfriará y alcanzará la temperatura ideal. Para que la mezcla dure más puedes añadirle sal gruesa, tardará más en derretirse.

Otra opción, es meter el vino al congelador para que se enfríe rápido pero máximo 30min, porque si se llega a congelar pierde sus propiedades y se daña. Esta opción no es recomendada por muchos expertos, ya que se corre el riesgo de que se congele y sometes al vino a cambios brusco de temperatura que lo puede dañar.

Para evitar que el vino pierda su temperatura óptima, se recomienda primero agarrar la botella con una servilleta colocándola alrededor del cuello y de esta forma la aísla de la temperatura externa. Servir en copas pequeñas, que tenga un cáliz angosto para que éste conserve su aroma, y para que la copa no se caliente y pierdas muy rápido la temperatura óptima no la agarres por el cáliz sino por el tallo, porque sin darte cuenta lo calientas con el calor proveniente de tu mano. Luego llena tu copa sin rebosarla, se sirve de poca cantidad para que se conserve fría y no se caliente tan rápido.

!A qué esperas para disfrutar de manera correcta tu vino preferido!