¿Cuanto tiempo enfriar el agua en la nevera para alcanzar su temperatura óptima?

Tienes calor, porque la temperatura ambiental aumento o acabas de realizar una actividad física, que te ha causado que tengas sed. ¿Cuál será la mejor forma de calmar la sed y disminuir el calor? Si optas por el agua, que es lo más recomendado ¿Cuál sería la temperatura óptima para beberla?

Para tu conocimiento, cuando tu cuerpo siente calor, pierde cierta cantidad de líquido y la reacción es que aparece la sensación de sed, indicándote que el organismo necesita reponer el líquido perdido por causa de la transpiración. Este es el momento en que debes decidir que tomar un refresco o simplemente agua.

Primeramente, antes de elegir que tomar si agua o refresco, debes de saber que si optas por los refrescos o jugos, estos contienen azúcar que en vez de quitarte la sed, te hacen el efecto contrario, aumentan la necesidad de tomar más líquido y por ende no te satisfacen. Estas bebidas refrescan pero no quitan la sed. En cambio el agua no contiene azúcar, te hidratará y disminuirá la sed.

Ahora bien, ¿Cómo se debe beber el agua?

El agua además de calmar la sed, ayuda a estabilizar la temperatura del cuerpo, por lo que se recomienda tomarla a una temperatura más cercana a la temperatura corporal, no tan opuestas, para que el organismo pueda equilibrarla correctamente sin causar impacto en la digestión y la circulación. No se debe beber ni demasiado fría ni tampoco caliente.

El agua por lo general se encuentra a temperatura ambiente, y no necesita refrigeración para conservarse. Sólo la enfrías un poco de acuerdo a la temperatura ambiental y cuando sea necesario, dependiendo del calor que se tenga y a la hidratación que se requiera.

¿Cuál es la temperatura ideal para su consumo?

Aunque te agrada tomar el agua fría, sobre todo cuando hace calor, porque piensas que te refresca, y que te permite disminuir el calor de tu cuerpo y por ende el sudor, no es recomendable porque retarda el proceso de hidratación del organismo y prolonga la sed. Así, que hay que tomar en cuenta la temperatura del agua, mientras mayor sea la diferencia entre el organismo y el agua más tardará en alcanzar el equilibrio térmico y se hace más lento el proceso de hidratación.

Por lo tanto, si tomas agua muy fría de 3º a 5ºC, helada -15ºC o muy caliente >40ºC tardarás más en hidratarte, dado que el organismo demorará más en reponerse térmicamente. Lo ideal y más aceptable es el agua fresca, dónde su temperatura oscile entre 20º y 25ºC, que facilitará la hidratación y la digestión, disminuyéndote la sensación de sed.

Ahora que conoces las recomendaciones, sabes cómo debes tomar el agua para que logre el efecto deseado de disminuir la sed e hidratarnos. Y una sugerencia, cuando haga mucho calor o estés realizando una actividad física, no esperes a tener sed, bebe agua antes para que puedes ayudar a tu organismo.