¿Cuánto hay que esperar después de comer para bañarse en la piscina o el mar?

Cuando vamos a la playa o a la piscina, la queremos disfrutar al máximo. Sobre todo los niños y algunas personas amantes de esta diversión, se olvidan de todo y no quieren dejar ni un instante de bañarse. Por eso, a la hora de comer no quieren esperarse ningún momento para volver a meterse al agua.

Ahora bien, siempre nos han dicho que no te puedes meter al agua inmediatamente después de comer, lo más aconsejable es reposar. Se sabe, que al comer se da inicio a la digestión y que no es conveniente interrumpirla dado que puede causar ciertos efectos a nuestro organismo.

Entonces, ¿Cuánto tiempo se debe esperar después de comer para uno meterse en la piscina o mar? ¿Qué hacer si no me quiero perder un instante de esta diversión?

Para tu conocimiento, el proceso de digestión puede durar de dos a cuatro horas dependiendo de lo que hayas consumido y la cantidad de la misma. Lo recomendable es dejar que ocurra sin ninguna perturbación para que nuestro cuerpo trabaje como debe ser.

¿Cuánto debo esperar para meterme al agua?

El tiempo que debes esperar para no interrumpir el proceso digestivo depende de lo que hayas comido, normalmente es de dos horas. Si te metes al agua durante el proceso digestivo es posible que se den dos situaciones, una que la temperatura del agua sea cálida y no exista oleaje fuerte, por lo que puede ser que tu digestión no se altere, pero si es todo lo contrario, es decir el agua está muy fría y el oleaje es fuerte tu digestión se va alterar por los cambios bruscos lo que te va ocasionar ciertos malestares.

¿Qué hacer si no quiero esperar tanto tiempo?

Si no queremos esperar tanto tiempo para meternos al agua, puedes seguir los siguientes consejos. Debes evitar consumir comidas que tardan en digerirse, como son los productos proteicos con alto contenido de grasa que se demoran de tres a cuatro horas. Por lo tanto, trata de comer liviano y solo tendrás que esperar de una a dos horas.

Cuando te metas al agua, no lo hagas bruscamente, porque sometes al cuerpo a un cambio busco de temperatura, lo más aceptable es que te vayas metiendo al agua poco a poco, mojándote por partes y con ello consigues equilibrar las temperaturas y tu cuerpo se va adaptando al agua fría, evitando cualquier malestar que ponga en riesgo tu vida.

Tampoco, no hagas ninguna actividad fuerte, como comenzar a nadar o brincar ya que estas sometiendo a tu cuerpo a un esfuerzo mientras estas en proceso digestivo, lo que te puede ocasionar los efectos antes nombrados.

Tomando en consideración, lo expresado en este artículo se te recomienda que reposes por lo menos dos horas, antes de meterte al mar o piscina, dependiendo del tipo de comida.

¡No abuses, lo mejor es tomarnos nuestro tiempo sin poner en riesgo la salud!