¿Cuánto vive un hámster viviendo en casa como mascota?

Te gustaría adoptar un hámster para tenerlo como mascota, porque sabes que son animalitos que no requieren de muchos cuidados, son juguetones y divertidos por lo tanto te harán pasar momentos agradables disfrutando de su compañía. Sería apropiado para que tus hijos pequeños jueguen con él y aprendan a lidiar con esta delicada mascota. Por ello, te interesa conocer ¿Cuál es su período de vida y si se puede extender una vez que tenga los cuidados de un hogar?

El tener un hámster como mascota es una buena opción, sobre todo para los más pequeños de la casa, dado que son criaturas tiernas y cariñosas, fáciles de cuidar. Por ser tan delicadas y pequeñas su estancia en la casa es corta, por lo que se debe explicar a los niños este aspecto y que entiendan lo que por ley de la vida les corresponde a estas criaturas.

Los hámsteres domésticos tienen un período de vida que oscila entre 2 a 3 años aunque hay algunos que logran llegar hasta los 5 años. Este promedio de vida puede variar dependiendo de la raza, así como también de los cuidados que se le den. Entre las especies que son más populares se tiene el hámster sirio dorado que puede llegar hasta los 7 años de vida. El hámster enano como el ruso o el chino pueden llegar hasta los 3 años.

Para extender un poco más la vida de estas criaturas tan lindas debes de brindarle todo los cuidados posibles. Desde un comienzo, cuando la lleves a tu casa, tu nueva mascota debe de adaptarse para que agarre confianza y no te tenga miedo. Primero que nada, adaptarla a tu presencia y a la de los niños, no lo asustes ve poco a poco y cuando lo vayas agarrar debes hacerlo de forma delicada para que no le hagas daño.

También es muy importante la higiene de la jaula donde va a vivir, debes mantenerla siempre limpia, no dejes acumular sus excrementos, aséala diariamente, así evitarás posibles infecciones y formación de parásitos, con ello impedirás que adquieran cualquier enfermedad, además no tendrás olores desagradables en la habitación donde se encuentren.

Los hámster no se deben bañar, ellos solo se acicalan con sus patitas, manteniendo su grasa que lo protegen del frio. Así mismo, hay que atender su alimentación, aunque comen pequeñas cantidades, debes darle comida propia de su especie, sobretodo comida dura para que pueda roer. De lo contrario sus incisivos, al no desgastarse, seguirían creciendo sin parar hasta que sobrepasen el hocico impidiéndoles volver a comer y con resultados fatales.

Son mascotas muy agiles y curiosas, les gusta jugar y estar en actividad, por lo que hay que ponerlas hacer ejercicios, y dejar que recorran la habitación, esto conlleva a que sean más saludable y felices, así comparten con la familia y puede alargar su vida.

¡Aprovecha, diviértete al máximo con tu mascota, lo esencial es que disfrutes de su compañía!